DIA: 11

ORACION

    CON EL AMOR DE SAN FRANCISCO

 

San Francisco, profesaba una grandísima devoción a la Virgen María. Tomás de Celano, nos lo recuerda: «Rodeaba de amor indecible a la Madre de Jesús, por haber hecho hermano nuestro al Señor de la majestad. Le tributaba peculiares alabanzas, le multiplicaba oraciones. La constituyó abogada de la Orden, y puso bajo sus alas, para que los nutriese y protegiese hasta el fin, a los hijos que estaba a punto de abandonar» (2 Cel 198). La siguiente parece ser una oración suya:

Salve, Señora, santa Reina,

santa Madre de Dios, María,

que eres virgen hecha iglesia

y elegida por el santísimo Padre del cielo,

a la cual consagró Él

con su santísimo amado Hijo

y el Espíritu Santo Paráclito,

en la cual estuvo y está

toda la plenitud de la gracia y todo bien.

Salve, palacio suyo;

salve, tabernáculo suyo;

salve, casa suya.

Salve, vestidura suya;

salve, esclava suya;

salve, Madre suya

y todas vosotras, santas virtudes,

que sois infundidas por la gracia

e iluminación del Espíritu Santo

en los corazones de los fieles,

para que de infieles hagáis fieles a Dios.

Con el mismo amor de San Francisco te confiamos nuestras obras, nuestra Obra, nuestros lectores, nuestros libros, nuestras amistades, nuestro Papa Benedicto en Brasil, nuestros gobernantes, nuestras vocaciones presentes y futuras, nuestras familias y todos aquellos que nos ayudan a trabajar y a crecer, María, flor de abril, estrella de la mañana, caricia de Dios, amiga de los pobres pecadores. Amen

a la Iglesia envejecida de Europa y del mundo entero. Amen

JESUS MARTI BALLESTER