DIA: 14

Oh Dios, que por la concepción inmaculada de la Virgen María preparaste a tu Hijo una digna morada, y en previsión de la muerte de tu Hijo, la preservaste de todo pecado, concédenos, por su intercesión, llegar a ti limpios de todas nuestras culpas. María, abre nuestros ojos para que lleguemos a asomarnos a la abismal profundidad del misterio de tu Concepción inmaculada, de la liberación del tributo que toda criatura humana debía pagar a la serpiente y pídele a Jesús, fruto bendito de tu vientre, quien previó librarte de esa carga al precio de su Sangre, que tu le habías de dar, por la que él tanto se debía de parecer a ti que sería tu mismo retrato, que nos concede unos ojos tan limpios para poder mirarte en el espejo de los tuyos, que como tu Hijo Jesús, se pareció tanto a su Madre según la leyes genéticas, nos parezcamos a ti, que será parecernos a él según las leyes de la gracia.  Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

JESUS MARTI BALLESTER