DIA: 21

ORACION

ORACIÓN DEL SIERVO DE DIOS PAPA JUAN PABLO II A MARÍA INMACULADA

A ti, Virgen Inmaculada, predestinada

por Dios por encima de toda otra criatura

como abogada de gracia y modelo de

santidad para su pueblo, renuevo hoy de

especial manera la confiada entrega de

toda la Iglesia.

Sé tú quien guíe a sus hijos en la peregrinación

de la fe, haciéndolos cada vez más

obedientes y fieles a la Palabra de Dios.

Sé tú quien acompañe a cada cristiano en

el camino de la conversión y de la santidad,

en la lucha contra el pecado y en la búsqueda

de la belleza auténtica, que es siempre

impronta y reflejo de la Belleza divina.

Sé tú también quien alcance paz y salvación

para todas las gentes. Que el eterno

Padre, que te quiso Madre Inmaculada del

Redentor, renueve también en nuestro

tiempo, por mediación tuya, los prodigios

de su amor misericordioso. Amén.

MI SUPLICA

Escuchada con reverencia la oración de un santo magno, ¿cómo atreverme a dirigirse a la preciosa imagen que encabeza esta oración que refleja la hermosura de María, y manifiesta el la finura y belleza espíritual de la cisterciense Isabel Guerra, con distintas peticiones a la Madre de Dios? Sólo puedo repetir las súplicas del Papa: Guíanos, María, en la peregrinación de la fe, haznos más obedientes y fieles a la Palabra de Dios, acompáñanos en el camino de la santidad, en la lucha contra el pecado y en la búsqueda de la belleza auténtica, alcanza paz y salvación a todas las gentes y renueva en nuestro tiempo, los prodigios de tu amor misericordioso. Amén.

JESUS MARTI BALLESTER