BEATO MANUEL GONZALEZ GARCIA

4 de Enero

 

 

MIS RECUERDOS DE DON MANUEL.

Era yo muy jovencito cuando conocí a Don Manuel. Os cuento: De los 36 niños que habíamos ingresado en el seminario  en el curso 1932-33, regresamos al seminario 2, al terminar la guerra civil de España. La biblioteca del seminario se había salvado por haberla trasladado al Colegio del Patriarca, que fue totalmente respetado. Me encargaron la organización de aquel enorme volumen de libros. Y allí me encontré una pila de revistas de EL GRANITO DE ARENA. Me encantó. Devoraba cada número. La facilidad y encanto con que escribía Don Manuel, el ARCIPRESTE DE HUELVA, me enganchó. Y me suscribí a esa revista mensual. Y fui siguiendo sus andanzas.

LO QUE PUEDE UN CURA HOY

 Su libro LO QUE PUEDE UN CURA HOY, resultó un punto de referencia para los sacerdotes de la primera mitad del siglo XX. Ya sacerdote, lo leí de cabo a rabo y muchas de mis actuaciones primerizas venían inspiradas en dicho libro. Aquel consejo de que la iglesia parroquial abriera sus puertas antes que las otras casas de la parroquia, lo cumplía con el consiguiente madrugón y el asombro de los feligreses.

FIGURA SEÑERA

Don Manuel nació en Sevilla en 1877, en una familia humilde y profundamente religiosa. Su padre, Martín González Lara, era carpintero, su madre, Antonia, se ocupaba del hogar. En este ambiente Manuel creció serenamente. Dejó huella en su corazón haber formado parte de los famosos «seises» de la catedral de Sevilla, que bailaban y cantaban en las solemnidades del Corpus y de la Inmaculada. Como seise consolidó su amor a la Eucaristía y a la Virgen.

AL SEMINARIO

Sin avisar a  sus padres se presentó al examen de ingreso al seminario. Sus buenos padres acogieron la sorpresa considerando como manifestación de  los caminos de Dios y aceptándolos como tales. Costeó sus estudios trabajando como fámulo. El 21 de septiembre de 1901, le confirió el sagrado presbiterado el hoy beato cardenal Marcelo Spínola.

PALOMARES DEL RIO SU PRIMER DESTINO

En 1902 fue enviado a dar una misión en Palomares del Río. Él mismo nos describe esta experiencia. Escuchó las desalentadoras perspectivas que le presentó el sacristán, y dice: «Fuime derecho al Sagrario... y ¡qué Sagrario, Dios mío! ¡Qué esfuerzos tuvieron que hacer allí mi fe y mi valor para no salir corriendo para mi casa! Pero, no huí. Allí de rodillas... mi fe veía a un Jesús tan callado, tan paciente, tan bueno, que me miraba... que me decía mucho y me pedía más, una mirada en la que se reflejaba todo lo triste del Evangelio... La mirada de Jesucristo en esos Sagrarios es una mirada que se clava en el alma y no se olvida nunca. Vino a ser para mí como punto de partida para ver, entender y sentir todo mi ministerio sacerdotal». Esta gracia irá madurando en su corazón.

LA OBEDIENCIA, MOTOR DE LA COSECHA

El arzobispo de Sevilla, Marcelo Spínola y Maestre, había vivido en sus años jóvenes en Huelva, ejerciendo de abogado, y seguía, como arzobispo, con gran preocupación, su vida eclesial, que ofrecía, en sus pastores y en sus fieles, un panorama poco esperanzador.

Y tomó una decisión arriesgada. D. Manuel González, recién ordenado, había ya dado muestras de extraordinarias dotes intelectuales y apostólicas, pero todavía no había cumplido 28 años. El sacerdote, que consideraba como fundamental la virtud de la obediencia, nos relata la entrevista:

«Llamado una mañana- cuenta - por mi santo Arzobispo, Pastor a lo Buen Pastor y, a fue de tal, de una delicadeza suma en todos sus procederes, me dice sonriente: -¿Quiere Vd. ir a Huelva?

- Yo voy volando a donde me mande mi prelado.

- No; yo no le mando ir a Huelva; aquello está tan mal, y, lo que es peor, tan dividido entre los pocos buenos... Estoy tan harto de probar procedimientos para mejorarlo sin obtenerlo, que me he acordado de Vd. como última tentativa; al fin y al cabo Vd. es joven y, si se estrella en Huelva, como lo temo, el mismo que lo lleva lo puede traer. Pero, repito, esto no es un mandato sino un deseo.

-Señor, los deseos de mi prelado son para mí órdenes, ¿cuando quiere que me vaya?

-No, no; ahora se va Vd. a su casa y, durante tres días y con completa reserva de esta conversación, madure este deseo mío delante de su Sagrario y vuelva después con su decisión.

-Espero, con la gracia de Dios, que dentro de tres días vendré aquí a decir a V. E. lo mismo que ahora le digo.

Me despedí y ¡qué tres días pasé! ¡Sin apenas dormir ni comer y con esfuerzos sobrehumanos para conservar la buena cara y el buen humor!

¡Había oído hablar en todos los años de mis estudios tan mal de la situación religiosa en Huelva...!

Llegado el tercer día, me presenté de nuevo al señor Arzobispo.

-Sr., aquí me tiene para repetirle lo que le dije el otro día; ¿Cuando quiere que me vaya a Huelva?

-Pero, ¿así? ¿tan decidido?

-Sí, señor; completamente decidido. Ahora, que, como a mi Prelado debo hablar como al Jesús de mí Sagrario, debo decirle que me voy a Huelva tan decidido en mi voluntad como contrariado en mi gusto.

-Me lo explico y no me extraña; espero que ese desprecio de su gusto, para abrazarse a la voluntad del Prelado le ayudará mucho en su misión en Huelva. Sé que es Vd. muy joven para un Arciprestazgo tan importante y para lo malo que está aquello; yo he vivido allí y lo conozco, pero ¡no importa!

Vaya, pruebe y si no le va bien, se viene.

La puertas de este palacio siempre estarán abiertas para Vd.; y en mí siempre tiene un Padre a quien le puede contar todo, que lo recibirá con los brazos abiertos ».

ARCIPRESTE DE HUELVA

«El 1 de marzo de 1905, fui nombrado Cura Ecónomo de san Pedro de Huelva; tomé posesión el día 9. El 16 de junio fui nombrado arcipreste».

Fue nombrado Cura ecónomo o regente porque el Cura propio, D. Manuel García Viejo, vivía aún, aunque ya muy anciano y achacoso.

Al dar cuenta el Arzobispo a unos católicos onubenses del nombramiento que acababa de hacer, les dijo: «Envío a Vds. una alhajita».

SU PROGRAMA

Lo decisivo para él, al llegar a Huelva no era hacerse presente en la sociedad onubense de cualquier manera, sino hacerse presente con la fuerza salvadora de Jesús, que brota de la Eucaristía.

¿Por dónde empezar? Se propuso hacer de la Eucaristía celebrada y adorada, la cumbre y la fuente de toda su actividad. Así se anticipó al Concilio Vaticano II: «La sagrada liturgia no agota toda la actividad de la Iglesia, pues para que los hombres puedan llegar a la liturgia es necesario que antes sean llamados a la fe y a la conversión... No obstante, la liturgia es la cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente de donde mana toda su fuerza. Pues los trabajos apostólicos se ordenan a que, una vez hechos hijos de Dios por la fe y el bautismo, todos se reúnan, alaben a Dios en medio de la Iglesia, participen en el sacrificio y coman la cena del Señor.

FAMILIAS Y ESCUELAS

Se preocupó también de la situación de las familias necesitadas y de los niños, para los que fundó escuelas. Tanto la biología como la experiencia nos demuestran la existencia de gemelos biológicos lo que podemos comprobar en la vida, en la sociedad familiar y en la relación de cada día. También la historia nos demuestra la existencia de personas gemelas no biológicas, unas veces de carácter y trayectoria, ya sean estadistas, como Kennedy y Lincoln; educadores, como D. Manuel González García, Arcipreste de Huelva y Obispo de Málaga y D. Manuel Siurot, a quien don Manuel llamaba su alter ego y que colaboró en la educación creando y dirigiendo escuelas, tanto en Huelva como en Málaga.

MARIAS DE LOS SAGRARIOS ABANDONADOS

El 4 de marzo de 1910, ante un grupo de colaboradoras, derramó el gran anhelo de su corazón. Así nos lo narra: «Permitidme que, yo que invoco muchas veces la solicitud de vuestra caridad en favor de los niños pobres y de todos los pobres abandonados, invoque hoy vuestra atención y vuestra cooperación en favor del más abandonado de todos los pobres: el Santísimo Sacramento. Os pido una limosna de cariño para Jesucristo Sacramentado... os pido por el amor de María Inmaculada y por el amor de ese Corazón tan mal correspondido, que os hagáis las Marías de esos Sagrarios abandonados».

 Así nació la «Obra para los Sagrarios-Calvarios». Obra para dar una respuesta de amor reparador al amor de Cristo en la Eucaristía, a ejemplo de María Inmaculada, el apóstol san Juan y las Marías, fieles en el Calvario. La Unión Eucarística Reparadora, iniciada con las Marías de los Sagrarios y Discípulos de san Juan, se extendió rápidamente y abrió camino a la Reparación Infantil Eucarística en el mismo año;

MISIONEROS EUCARISTICOS

Funda los sacerdotes Misioneros Eucarísticos en 1918; la congregación religiosa de Misioneras Eucarísticas de Nazaret en 1921, en colaboración con su hermana María Antonia, la institución de Misioneras Auxiliares Nazarenas en 1932, y la Juventud Eucarística Reparadora en 1939.

RÁPIDA PROPAGACIÓN

La rápida propagación de la Obra en otras diócesis de España y América, a través de la revista «El Granito de Arena», le impulsó a solicitar la aprobación del Papa. Don Manuel llegó a Roma en 1912, y el 28 de noviembre fue recibido por el Papa San Pío X, a quien fue presentado como «el apóstol de la Eucaristía». San Pío X se interesó por toda su actividad apostólica y bendijo la Obra.

OBISPO AUXILIAR DE MALAGA

El Papa Benedicto XV le nombra obispo auxiliar de Málaga y recibe la ordenación episcopal en 1916 y en 1920 fue nombrado obispo residencial, acontecimiento que decidió celebrar dando un banquete a los niños pobres, en vez de a las autoridades; que, junto con los sacerdotes y seminaristas, sirvieron la comida a los tres mil niños.

COMO EN HUELVA

Como pastor de la diócesis malagueña, inició su misión tomando contacto con su grey para conocer sus necesidades. Como en Huelva, potenció las escuelas y catequesis parroquiales, practicó la predicación callejera conversando con todo el que se encontraba de camino... y descubrió que la necesidad más urgente era la de sacerdotes. Este problema debía afrontarse desde la situación del seminario, la cual era lamentable.

UN NUEVO SEMINARIO

Con una confianza sin límites en la mano providente del Corazón de Jesús, emprendió la construcción de un nuevo seminario que reuniese las condiciones necesarias para formar sacerdotes sanos humanos, espiritual, pastoral e intelectualmente. Sueña y proyecta «un seminario sustancialmente eucarístico. En el que la Eucaristía fuera: en el orden pedagógico, el más eficaz estímulo; en el científico, el primer maestro y la primera asignatura; en el disciplinar el más vigilante inspector; en el ascético el modelo más vivo; en el económico la gran providencia; y en el arquitectónico la piedra angular».

SACERDOTE HOSTIA

A sus sacerdotes, y a los miembros de las diversas fundaciones que realizó, les propondrá como camino de santidad «llegar a ser hostia en unión de la Hostia consagrada», que significa «dar y darse a Dios y en favor del prójimo del modo más absoluto e irrevocable». Manuel González no escatima esfuerzos para mejorar la situación humana y espiritual de su diócesis. Su ingente actividad hace que no pase desapercibido, y con la llegada de la República a España su situación se hace delicada.

LLAMAS EN EL PALACIO EPISCOPAL

El 11 de mayo de 1931 el ataque es directo, le incendian el palacio episcopal y ha de trasladarse a Gibraltar para no poner en peligro la vida de quienes lo acogen. Al salir de su palacio incendiado, le preguntarán los milicianos, a dónde quiere que lo lleven y contestó. ¿Ustedes creen que me dedico por las noches a dormir fuera de mi casa? Y cuando ya encuentra refugio les dice a las monjitas que  con él habían sumido las hostias consagradas del sagrario: “Hermanas, ya tienes ustedes  cosas que contar para cuando sean viejas”. Desde 1932 rige su diócesis desde Madrid, y el 5 de agosto de 1935 el Papa Pío XI lo nombra obispo de Palencia. En el discurso de entrada se emocionó mucho y dijo: “Necesitaba llorar de alegría después de haber llorado tantos años de amargura”. “Me duele el corazón de tanto amar”.

LA FECUNDIDAD DE SU PLUMA.

Con estilo ágil, lleno de gracia andaluza y de unción, transmitió el amor a la Eucaristía, introdujo en la oración, formó catequistas, guió a los sacerdotes. Entre sus libros, destacamos: "El abandono de los Sagrarios acompañados", "Oremos en el Sagrario como se oraba en el Evangelio", "Artes para ser apóstol", "La gracia en la educación", "Arte y liturgia", etc. Escritos que por su gran difusión se han recopilado en la edición de sus Obras Completas.

ENFERMO

Los últimos años su salud empeora notablemente, prueba que vive de modo heroico, sin perder la sonrisa de su rostro siempre amable y acogedor, y la aceptación de los designios del Padre. Al salir de Palencia para Madrid, desde la camilla ante el sagrario de su capilla, le dijo al Señor: "Si quieres que vuelva, bendito seas, si no quieres que vuelva, bendito seas". En la clínica pide que le situen cerca de la ventana para ver la luz: "Hermana, le dice a la religiosa enfermera, soy andaluz". El 4 de enero de 1940 entregó su alma al Señor. Fue enterrado en la catedral de Palencia, donde podemos leer el epitafio que él mismo escribió: «Pido ser enterrado junto a un Sagrario, para que mis huesos, después de muerto, como mi lengua y mi pluma en vida, estén siempre diciendo a los que pasen: ¡Ahí está Jesús! ¡Ahí está! ¡No lo dejéis abandonado!». He tenido el regalo de poder orar en esa capilla de la Catedral de Palencia ante su lápida a los pies del sagrario. Juan Pablo II declaró sus virtudes heroicas el 6 de abril de 1998, y aprobó el milagro atribuido a su intercesión el 20 de diciembre de 1999. Manuel González García, obispo de Málaga y de Palencia, fue una figura significativa y relevante de la Iglesia española durante la primera mitad del siglo XX.

PALABRAS DE JUAN PABLO II EN LA BEATIFICACION

“Esa fue la gran pasión del nuevo beato Manuel González García, obispo de Málaga y después de Palencia. La experiencia vivida en Palomares del Río ante un sagrario abandonado le marcó para toda su vida, dedicándose desde entonces a propagar la devoción a la Eucaristía, y proclamando la frase que después quiso que fuera su epitafio: “¡Ahí está Jesús! ¡Ahí está! ¡No lo dejéis abandonado!". Fundador de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, el beato Manuel González es un modelo de fe eucarística, cuyo ejemplo sigue hablando a la Iglesia de hoy”.

JESUS MARTI BALLESTER

 

JESUS MARTI BALLESTER

www.jmarti.ciberia.es

jmartib@planalfa.es